El creador del movimiento coworking, Brad Neuberg, entrevistado por el espacio para trabajo compartido de Barcelona, BCNewt

Entrevistamos a Bradley Neuberg, creador del concepto Coworking

Si estás dentro del mundo del coworking, el nombre Bradley Neuberg tiene que estar entre lo más alto de tu canon como coworker. Ingeniero de software y humanista, interesado en el futuro de la edición, los eBooks, HTML5 y JavaScript, Brad es también conocido alrededor del mundo por ser el fundador y promotor de uno de los movimientos más revolucionarios dentro de las formas de hacer trabajo hoy día: coworking.

El equipo blogger de BCNewt, coworking en Barcelona, tuvo la oportunidad de charlar largo y tendido con Brad. Nosotros desde Barcelona; él desde San Francisco. El intercambio de preguntas y respuestas, muchas sobre la historia de esta iniciativa, otras sobre su vida y sus opiniones acerca del concepto, se intercalaron con las anécdotas que verán publicadas a lo largo del post. Una charla que no sólo se centró en el coworking pero que, sin embargo, tuvo siempre presente los conceptos de comunidad y pasión por el trabajo bien hecho.  ¿Preparados? Esto fue lo que hablamos:

Brad Neuberg, creador del concepto coworking, entrevistado por el espacio para trabajo compartido de Barcelona, BCNewt
Brad Neuberg © orcmid

BCNewt: Brad, tú has dicho sobre el coworking: “la libertad e independencia de trabajar para mí mismo, junto con la estructura y sentido de comunidad de trabajar con otros”. ¿A qué te refieres con palabras como estructura y comunidad más allá del hecho de ahorrar costes?

Brad Neuberg: Mi intención original era crear el tipo de atmósfera que las empresas tienen y al mismo tiempo ser capaz de trabajar para mí mismo. Algunas empresas proporcionan una buena estructura, como comienzo y fin claros, que puede ser difícil de crear por sí mismo cuando se trabaja por cuenta propia. Por ejemplo, me di cuenta que estaba empezando a trabajar tarde al final del día y que permanecía despierto toda la noche codificación y trabajando, cosa que no es saludable. Además, me estaba perdiendo la comunidad que una empresa puede proporcionar. Trabajar con otras personas puede crear una gran comunidad. Me pregunté ¿por qué no puedo combinar los mejores aspectos de trabajar para mí mismo (libertad e independencia) con los mejores aspectos de trabajar para una empresa (estructura y la comunidad)? El coworking nació a partir de esto.

BCNewt: Estamos en San Francisco, 2005-2006, y te diriges a tu escritorio en The Spiral Muse. Un tiempo de cambios y nuevos proyectos para ti. ¿Qué sentías en ese momento? ¿Cuáles era tus expectativas?

BN: Pensé que iba a ser muy fácil ponerse en marcha, pero resultó ser duro. Creé la idea de coworking mientras trabaja con una life coach llamada Audrey Seymour. El coworking me iba a proporcionar la estructura y la comunidad que quería mientras trabajaba haciendo consultoría sobre programación de código abierto [open source coding]. Para mí, el coworking era un medio para alcanzar un fin, más que mi verdadero foco. Renté un espacio en The Spiral Muse por dos días a la semana. Tuve que montar mesas plegables de juego que se quebraban cada día. Pensé que llenar el espacio iba a ser tan simple como poner un mensaje en Craigslist [espacio web similar a Loquo]. De hecho, nadie se presentó durante los dos primeros meses. Solía ir para mantener el espacio en un sentido de trabajar desde allí. Luego, a cuenta gotas, la gente empezó a aparecer.

BCNewt: En ese sentido, ¿qué papel han jugado tus ideas para desarrollar lo que hoy conocemos como coworking?

BN: Coworking siempre ha sido acerca de la comunidad en un espacio físico. Previamente, lugares para alquiler de oficinas como Regus estaban más centrados en espacios de trabajo separados, con muy poca o ninguna comunidad (de hecho, había estado en una compañía startup justo antes de comenzar en el coworking que trabajaba fuera de un espacio Regus: fue terrible y solitario). Mientras las personas visitaban y se integraban al coworking, les daba permiso para robar la idea y hacerla suya, mezclarla, algo muy similar a lo que venía haciendo con la programación de código abierto en la que estaba involucrado. Las personas que crean comunidades de coworking siempre han tenido la libertad de fusionar la idea y llevarla en su propia dirección, que era algo que yo quería. Nadie (incluyéndome a mí) es propietario de una marca comercial. Lo único que pedí fue que me dieran crédito en cuanto a creador de la idea, sobre todo porque si llego a tener otra idea loca espero ser tomado en serio. Mucha gente pensó que el coworking era una idea tonta al principio…

BCNewt: ¿Podemos decir que el coworking se ha convertido en el nuevo paradigma del trabajo?

BN: Esa afirmación puede ser muy fuerte. Creo que hay muchas ejemplos para entender el trabajo moderno. Sin embargo, cuando la gente está trabajando de forma remota o para sí misma, espero que el hacer coworking pueda ayudarles a establecer una comunidad y encontrar un espacio que les permita estructurar sus vidas. Esperemos que esto contribuya a que sean más felices.

BCNewt: Tras más de diez años, aún se te reconoce como el fundador y promotor de este movimiento. ¿Qué puedes decir acerca del coworking actualmente?

BN: ¡Es increíble cómo y cuán lejos se ha propagado el movimiento! Esto se debe realmente a la comunidad coworking, todas las personas que han desarrollado estos espacios y transmiten la idea. Es esa amplia comunidad la que ha descubierto cómo adaptar el coworking a cada una de sus comunidades. El coworking habría muerto hace mucho tiempo sin ellos.

Bradley Neuberg es ingeniero isoftware y fundador del movimiento coworking. Habló con BCNewt sobre este concepto y su aplicación.
Brad Neuberg habla sobre coworking y nuevas tecnologías © Stephen Woods

BCNewt: Para aquellas personas que están empezando ahora con sus espacios para hacer coworking, ¿qué recomendaciones les haces o qué les aconsejarías?

BN: ¡Ponerse en contacto con otros espacios de coworking para recibir más consejos! En este punto hay un enorme cuerpo de conocimiento sobre lo que funciona y lo que no funciona para diferentes espacios. Probablemente puedes armar tu negocio y plan de la comunidad visitando y hablando con otros espacios de coworking. Sal ahí fuera y visita algunos de los espacios para tener una idea de la diversidad. Si estás llevando el espacio como un negocio, asegúrate de tener conocimientos fundamentales y sólidos sobre negocios; no ayuda a nadie si tienes que cerrar el espacio después de seis meses o un año debido a que no era sostenible o porque no valía tu tiempo. Y no olvides lo que hace a un coworking único: no se trata sólo de alquiler de mesas o de oficinas. Promueve activamente la comunidad y las relaciones en el espacio: salir a comer juntos, tener una pared dedicada a proveer información y actividades de los compañeros, etc. Un espacio de coworking floreciente requiere de un líder fuerte para anclar la comunidad y ayudar a la gente a conectar, de lo contrario la gente en la comunidad puede ser un poco tímida. Brewster Kahle, en el Internet Archive, por ejemplo, tiene un almuerzo abierto los días viernes. Cualquiera puede ir. Cada persona recibe un breve momento para ponerse de pie, presentarse y comentar sus intereses y lo que están haciendo. ¡Roba esa idea para tu espacio!

BCNewt: Grandes corporaciones y compañías están promoviendo espacios para el coworking alrededor del mundo. ¿Cómo influencia esto al movimiento coworking?

BN: Creo que es genial. La tienda del coworking es lo suficientemente amplia para acomodar en ella diferentes modelos. Pienso que ésa es una de sus fortalezas.

BCNewt: Las universidades españolas están usando la palabra coworking para nombrar espacios donde se da apoyo y motivación para jóvenes emprendedores. ¿Cree que las instituciones deben estar involucradas en este movimiento o deberían las oficinas de coworking ser independientes del establishment?

BN: Esa es una buena pregunta. Una vez más, creo que la fortaleza del coworking está en que algunos espacios pueden estar dentro del establishment y otros pueden estar fuera de él. Me gusta comparar los espacios de coworking con los cafés, que son sus familiares directos históricos, nacidos de la revolución de la Ilustración inducida por el café. Hay desde cadenas de cafeterías para masas como Starbucks hasta espacios más pequeños de estilo colectivo. Me gustan las comunidades que tienen estas tiendas lo suficientemente grandes como para acomodar en ellas un espectro completo de este tipo de cosas. El coworking no es diferente; habrá muchos tipos de espacios diferentes, algunos estilo franquicia y con orientación clara hacia los negocios, y otros probablemente más pequeños, al estilo anárquico de las InfoShop.

BCNewt: Barcelona es conocida por ser la ciudad europea con mayor densidad de coworking, creatividad e innovación, pero los ingresos independientes no se comparan con los de sus pares europeos. ¿Dirías que es mejor ser un profesional independiente en el hogar en San Francisco que un coworker en Barcelona?

BN: Es difícil responder. San Francisco es sin duda la meca para el trabajo con ordenadores, y el trabajo con este tipo de equipos suele ser, por naturaleza, remoto. Por desgracia, no he estado en Barcelona, ¡aunque me encantaría ir alguna vez! Me encantaría hablar en una conferencia de coworking allí (¡pista, pista!). Personalmente, prefiero estar rodeado de arte, cultura y una comunidad, que hacer un montón de dinero y estar solo en mi casa. Es por esto que no vivo en los suburbios. Tomando en cuenta esto, ser coworker en una ciudad como Barcelona suena grandioso.

BCNewt: Entre otras cosas, has realizado una amplia labor dentro de la comunidad de código abierto y la ingeniería de software. En cierto sentido, estos trabajos han formado parte de tu identidad como profesional. ¿Crees que existe una relación entre lo que hacemos, nuestros intereses, y las formas en las que interactuamos como coworkers y profesionales? ¿Es ésta también una vía para entender lo que significa coworking: la interacción entre nuestro trabajo (personal) y el trabajo de los otros (comunidad)?

BN: ¡Por supuesto! La idea en sí de hacer coworking se me ocurrió tras trabajar con una life coach. Antes de esa life coach había tratado de salir lo más posible del sistema, viviendo y trabajando en comunidades alternativas como Esalen o en Tailandia. Cuando me di cuenta de que no funcionaba para mí, entonces intenté estar dentro del sistema a través de una startup llamada Rojo, en San Francisco. Eso no funcionó para mí tampoco. Estaba confundido, no sabía cómo quería estructurar mi vida y hacer que el trabajo “trabajase” para mí, así que empecé un life coaching. A través del life coaching me imaginé el tipo de vida que quería tener e inventé el coworking como parte de eso, la idea me picaba y tenía que rascarla (scratch an itch), como se dice en código abierto, y hacerlo yo mismo. En cierto sentido, me encontré con un término medio, entre estar dentro y estar fuera del establishment.

Estoy muy moldeado por ser un ingeniero de software que valora la ética del código abierto. A veces me refiero a mí mismo como un friki-hippie, o un ingeniero humanista. Creo que definitivamente me he esforzado por tener una vida integrada, que combina lo que a veces pueden ser motivaciones opuestas y contrarias: mi parte de ingeniería analítica con mi parte más humanista y respetuosa sobre el arte y la cultura. Ciertamente, eso significa la integración de la interacción entre el trabajo y la comunidad.

Compañeros de coworking
El coworking supone trabajar un proyecto particular aprovechando el intercambio de ideas con otros.

BCNewt: Parte del atractivo de una oficina compartida reside en la esperanza de encontrar un equipo emprendedor con el que podamos aprender, pero no siempre resulta ser así. ¿Debería existir una actitud, una forma de ser cuando decidimos ser parte de un espacio de coworking?

BN: Sí, sin duda. Los espacios de coworking deben trabajar para crear los tipos de interacciones espontáneas que proporciona un buen trabajo tradicional. Esto incluye comidas compartidas, fiestas, charlas interesantes, etc. Aquellos que se unen a un espacio deben estar interesados en crear networking y conectar con los otros. Hay que tomar en cuenta que también es importante ser capaz de concentrarse y tener, a la vez, zonas libres para la distracción. En la última compañía en la que estuve (Inkling), introduje algo llamado Make Time [literalmente, Hacer Tiempo] que significaba que querías concentrarte y no distraerte. Teníamos una banda para la cabeza en la que se leía Make Time que quería decir que no se te podía molestar a menos de que fuera una emergencia; asincrónicamente, te enviaban un correo electrónico. Realmente nos ayudó a establecer una cultura para relacionarnos pero también para enfocarnos en nuestro trabajo.

BCNewt: Dijiste una vez que desarrollaste el concepto de espacios de trabajo colaborativo porque el lugar en el que estabas trabajando era completamente asocial. No obstante, hoy en día la interacción humana está mediada principalmente por los dispositivos tecnológicos y algunas personas han dicho que estamos más aislados que nunca. ¿Qué opinión tienes sobre esto?

BN: La tecnología puede ser muy relacional. Todas esas personas que vemos en el metro mirando sus teléfonos en realidad están interactuando con un gran número de personas en línea a través de Facebook, Twitter, etc. Creo que todo este Sturm und Drang [literalmente, tormenta y estrés] que escuchamos acerca de que la tecnología nos hace asociales es simplemente bashing Milenario. Douglas Adams tiene una gran manera de expresar esto:

  1. Todo lo que está en el mundo cuando se nace es simplemente normal;
  2. Cualquier cosa que consigue inventarse entre entonces y antes de cumplir los treinta años es increíblemente emocionante y creativo y, con un poco de suerte, puedes hacer una carrera con ello;
  3. Cualquier cosa que consigue inventarse después de que tienes treinta años está en contra del orden natural de las cosas y es el principio del fin de la civilización tal y como la conocemos, hasta que ha estado presente desde hace unos diez años y ya poco a poco todo vuelve a estar bien, realmente.

No me gusta ser alguien que lo mide todo por la edad, así que no creo que tenga nada que ver con ella o con el ser mayor o menor de treinta años, sino más bien depende de la perspectiva: ¿Estás abierto a nuevas cosas o sientes nostalgia de lo que ya se ha hecho? No todo contacto humano tiene que estar de acuerdo. Cuando leo un libro estoy interactuando con la persona que lo escribió, tal vez, hace cientos de años. Los libros son una tecnología, como Twitter. Estoy más interesado en el uso de nuevas tecnologías e ideas, pero al mismo tiempo en tener espacios físicos donde se puedan realizar. Yo no creo que tengamos que elegir. Me paso una gran cantidad de tiempo haciendo lecturas de Internet, en conexión, escritura, etc., pero también valoro los espacios físicos. De hecho, he comenzado una nueva cosa que estoy llamando co-learning. Los últimos cinco meses he estado trabajando a tiempo parcial y me he dedicado a estudiar Machine Learning. He estado haciendo esto a través de las clases en línea en Coursera. Me encontré en un mes en el que estaba empezando a flaquear en términos de cumplir con mis tareas y seguir viendo los vídeos de las clases. Empecé una nueva cosa llamada co-learning que es para los que hacen educación en línea o proyectos personales, para reunirse todos los domingos durante todo el día. No estamos haciendo las mismas clases o proyectos, pero el hecho de saber que otros están ahí supone una motivación positiva para mostrar y hacer sus estudios a distancia. Proporciona el mismo tipo de estructura y de comunidad de una clase tradicional, pero con la libertad y la autoestimulación que la educación a distancia ofrece en Internet. Ya ha supuesto una enorme aceleración en mis propios estudios. Sé que cada semana voy a hacer un progreso tangible hacia adelante en mis clases en línea. Sé que los otros que han venido los co-learning han hecho progresos tangibles importantes y consistentes hacia sus propios proyectos. Creo que este tipo de fusiones entre en línea/a distancia y física pueden ser muy convincentes.

BCNewt: También has hecho mucho trabajo con HTML5, Douglas Engelbart y la comunidad de código abierto. Nos gustaría saber un poco más acerca de las ideas que has desarrollado en estos campos y tu trabajo en Engelbart.

BN: Engelbart fue un ser humano e inventor increíble, un verdadero fuera de clase. Su creencia en la década de 1960 era que los ordenadores serían tan instrumentales como la escritura y el lenguaje lo han sido en términos de la aceleración de la evolución humana. ¡La mayoría de las personas no se dan cuenta de que un gran segmento de lo que tienen hoy vino de Douglas Engelbart, literalmente, tratando de acelerar la evolución humana y la inteligencia colectiva a través de la tecnología! Sin embargo, su punto de vista era mayor que la tecnología que poseía. Él es considerado el padre de la Human Computer Interaction (HCI), en tanto él no sólo pensaba en la herramienta, sino también en la persona que utiliza la herramienta, en su formación, en las metodologías que se habían desarrollado, etc. Realmente una gran persona. Él dio lo que se considera The Mother of All Demos, a finales de los años 1960, lo que demuestra el hipertexto, ventanas, etc., por primera vez.

Douglas Engelbart, pionera de la computación, conversando con Brad Neuberg, creador del concepto coworking y entrevistado por BCNewt
Brad Neuberg y Douglas Engelbar © Niall Kennedy

El trabajo que hice con él fue parte de un equipo que estaba tratando de traer un poco del hipertexto y las tecnologías de colaboración que él mostró hacia la web actual, para hacer historia y sus ideas más tangibles. Tuvimos una subvensión de la NSF (National Science Foundation) para hacerlo. Pasé los primeros meses aprendiendo el sistema original que dio en ese demo (Augment), y también aprender a usar el teclado de acordes que él inventó junto con el ratón. Luego, utilizamos JavaScript tipo cliente para recrear este sistema original, para Firefox e Internet Explorer, y así jugar con algunas de sus ideas. Por desgracia, el sistema ya no funciona en los navegadores más recientes, lo cual es una pena. Archivo digital es de hecho un problema difícil que el Internet Archive está haciendo un gran trabajo ayudando a tratar.

Más en el lado de HTML5, antes de HTML5 salieron navegadores que se movían muy lentamente, desde aproximadamente 2002 a 2007. De alguna manera, la gente había escrito off web. Yo era parte de un movimiento más amplio de personas que trabajan para traer nuevos trucos a los navegadores web utilizando trucos internamente. Por ejemplo, tuve bibliotecas de JavaScript que trajeron almacenamiento del lado del cliente, gestión de la historia del lado del cliente, habilidades sin conexión, gráficos vectoriales, etc., usando trucos para enseñar al estancamiento de los navegadores cosas nuevas. Esto era necesario porque la gente del navegador en sí no estaba moviéndose hacia delante. Algo de esto alimenta al HTML5, y junto con el renacimiento navegador que vimos desde Google Chrome, esto significó que no necesitamos hacks locos de JavaScript ya que los navegadores fueron sumando nativamente estas mismas habilidades, que eran geniales.

Los intereses de Bradley Neuberg, relacionados con software y nuevas tecnologías, son importantes en su idea de coworking.
Brad Neuberg © Stephen Woods

BCNewt: Brad, ¿podrías decirnos más acerca de tus proyectos a futuro dentro y fuera del mundo coworking?

BN: He pasado los últimos cuatro años en Inkling, trabajando con un gran equipo para volver a pensar en lo que es posible con los eBooks interactivos y la educación, especialmente en torno a la publicación. Ayudo a dirigir un equipo llamado Inkling Hábitat, se puede ver más sobre ello aquí. También se pueden leer algunos de los escritos que desarrollé sobre repensar la forma en que nos acercamos a los eBooks interactivos y su publicación en mi blog. Por ejemplo, aquí hay un artículo sobre lo que sucede cuando tratamos a los libros electrónicos como software. También he estado centrado en el co-learning recientemente, como he mencionado antes.

A nivel personal estoy un poco aburrido con la web del consumidor, algo en lo que he estado centrado durante mucho tiempo. Creo que la web se ha masificado como la electricidad o el hormigón, que es ideal para la construcción de otras cosas pero un poco aburrido para un técnico como yo. He decidido tomar una puñalada en tratar de aprender Machine Learning, que es difícil ya que es un campo grande y yo no soy la persona más inclinada matemáticamente hablando. He estado trabajando a tiempo parcial para poder centrarme en el aprendizaje de esto.

Estoy especialmente intrigado por lo que está sucediendo con las redes neuronales recientemente. Redes neuronales, como campo, han existido durante cuarenta años, pero por fin estamos llegando al punto en el que tenemos suficientes datos y los clústeres de servidores para hacer cosas poderosas con ellos. Creo que estamos en la cúspide de una segunda revolución en el aprendizaje de máquinas (la primera fue en la década a mediados del 2000, con el algoritmo de Google, motores de recomendación como Netflix, clasificadores de spam, etc.). Creo que esta revolución tendrá redes neuronales profundas en su núcleo, que parece que son un instrumento de aplicación general, tanto para la visión artificial y la comprensión del lenguaje natural, por ejemplo. Siri, Microsoft Kinect y Auto de conducción de coches de Google son los precursores de lo que esta nueva era podría ser similar.

Creo que esencialmente estamos dando a las máquinas la capacidad de escuchar y pensar, que es a la vez muy emocionante y también potencialmente perturbador. Creo que el campo está más o menos donde la computación de propósito general estaba a finales de 1950: grandes, caros y consignados a las grandes empresas y al mundo académico. Creo que algo de esto comenzó realmente a acelerarse a finales de la década de 2010, pero creo que estamos empezando a ver el surgimiento de la post-PC, mundo post-móvil, que será alimentado por algunas de estas cosas. ¡Estoy muy entusiasmado con ello! Estoy tratando de aprender lo suficiente en esta área para que pueda formarme pensamientos convincentes al respecto y hacer un poco de trabajo en este campo.

BCNewt: Última pregunta: ¿continúas haciendo coworking?

BN: ¡Por supuesto! Siempre disfruto visitar espacios para el coworking y pasar el rato.

Brad sigue muy de cerca temas relacionados con el coworking y su evolución, así como todo lo referente a nuevas tecnologías. Puedes mantenerte al tanto de sus actualizaciones y comentarios a través de su Twitter @bradneuberg o en su blog personal Coding in Paradise.

Si te interesó el contenido de esta entrevista no dejes de leer Entrevista a Jordi Silvente, presidente de COWOCAT, Por qué los coworkings están sustituyendo el trabajo desde casa o Hablemos de la evolución del coworking.

7 pensamientos sobre “Entrevistamos a Bradley Neuberg, creador del concepto Coworking”

  1. Pingback: NEST | Pearltrees

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *